La Decoración: mi vida

0
30

 

       Fuente: Pixabay

cortinas en madrid

La Decoración: mi vida

El otro día invité a mi amiga Sara a que viera mi nueva casa y conocer su opinión. “Pues creo que has perdido mucho tiempo decorando tu casa. Con cuatro cosas que le hubieras puesto seguro que hubiera quedado igual de bien”, me explicó sin ningún tipo de compasión.

Le ofrecí otro café y unas cuantas de mis famosas galletas horneadas mientras regresaba a mi memoria lo que mi abuela comentaba cuando yo era pequeña. “Jezabel, hija mía, No conserves nada en tu hogar que no tenga un uso o que no creas que es hermoso”.

Esas palabras fueron el comienzo de una relación que, cuarenta años después, perdura y que ha moldeado mi vida como persona. La Decoración es tan importante para mí que formo parte de un grupo de amigas con las que comparto la misma afición y, a veces, adicción. Nos encanta reunirnos e ir a comprar cortinas en Madrid, disfrutar después de los cafés de la calle de La Palma y comentar nuestras nuevas adquisiciones y lo bien que van a quedar en nuestras casas. Nos llamamos las Andy Warhol. Experiencias así son las que creo se pierde mi amiga. Si de verdad conociera y supiera lo que significa esta afición, seguro que la comprendería y disfrutaría de ella.

El ser humano lleva decorando desde el paleolítico y no ha dejado de hacerlo desde entonces. Las cuevas de Altamira, los templos egipcios de Luxor y Karnak, el Palacio de Versalles, el Taj Mahal, El Kremlin, la Basílica de San Pedro, el castillo de Neuschwanstein, La Alhambra de Granada… Yo estoy convencida que una gran culpa de que todos estos monumentos formen parte de nuestra historia se debe a la Decoración que todos y cada uno de ellos poseen.

Lo maravilloso de la Decoración es que no es exclusiva de los grandes genios, es un arte que cualquier persona puede realizar en su vida y en su mundo. Esa es la grandeza de la Decoración: todos podemos llevarla a cabo y disfrutarla. Es una afición que nos va a ayudar a hacer realidad la casa de nuestros sueños a imagen y semejanza de nuestros gustos y personalidad. Puede que se te ocurra pensar, “cómo decoro mi casa. No encuentro ningún estilo que me guste o con el que me vea reflejada”. Permíteme que lo dude. Estilo Clásico, Contemporáneo, Rústico, Mediterráneo, Étnico, Boho Chic, Shabby Chic (¡Me encanta!), Nórdico, estilo Retro, Provenzal, Loft, Industrial, Minimalista, Estilo Glam, Ecléctico… ¿Sigo? Seguro que encuentras el que mejor se adapte a tu personalidad, gustos y necesidades. Lo importante es que de verdad creas que puedes llegar a conseguir la casa de tus sueños y tu propio mundo dentro de ella. No es tan difícil; el decorar tu casa no tiene que convertirse en una locura, puedes comenzar a hacerlo desde tu sofá con páginas tan buenas como Aries Decoración.

Esta capacidad tan grande que ofrece la Decoración para crear verdaderos mundos es lo que me fascina y ha hecho que forme una parte muy importante de mi vida. Es la manera que tengo de expresar todo lo que llevo dentro, de comprender al mundo y que el mundo me comprenda a mí, de decirle que estoy aquí, que estoy viva. Sin lugar a dudas, gracias a la Decoración me he realizado como persona y he llenado muchos vacíos de mi vida personal.

En el fondo, esta vida solo está para que la disfrutemos y la vivamos plenamente. Yo me he decidido a disfrutarla con la Decoración. ¿Y tú? ¿Cómo piensas vivir tu vida? Puede que no te decidas por la Decoración, pero estoy totalmente convencida que acertarás de pleno y te sentirás viva.

Un fuerte abrazo y nos vemos por La Mansión de las Ideas.

La entrada La Decoración: mi vida aparece primero en La mansión de las ideas.

Source link