Factores que debes tener en cuenta a la hora de cambiar la bañera por ducha

0
169

 

Sin duda, cambiar la bañera por ducha es una de las reformas más solicitadas hoy en día. Por esta razón has de tener en cuenta una serie de factores a la hora de sustituir la bañera por un plato de ducha, a fin de evitar dolores de cabeza y gastos innecesarios.

A pesar de las incomodidades que conlleva, a veces no queda más remedio que hacer alguna pequeña reforma para mejorar la funcionalidad de nuestro hogar. Una de las más habituales es eliminar la bañera, así que teniendo en cuenta mi experiencia tras reformar los dos baños de casa (puedes verlos aquí y aquí), quisiera hacer una serie de recomendaciones que espero que te sean de ayuda.

¿Por qué cambiar tu bañera por un plato de ducha?

ventajas de cambiar la bañera por ducha
Existen múltiples razones por las que querer convertir tu bañera en una ducha, aunque las principales son:

  • Problemas para entrar y salir de la bañera. Especialmente en el caso de las personas mayores o con movilidad reducida.
  • Espacios reducidos. ¿Qué sentido tiene una bañera pequeña en la que apenas cabes? En el mismo espacio se puede instalar un plato de ducha para ducharse cómodamente y sin agobios.
  • Ahorra agua y energía. Una ducha de 5 minutos consume unos 100 litros de agua, además de la energía necesaria para calentarla. Por contra, llenar la bañera puede suponer un gasto de hasta 270 litros de agua, ¡¡¡casi tres veces más!!!
  • Reforma rápida. En apenas un día se puede cambiar la bañera por ducha, siempre y cuando contrates una empresa de reformas seria y responsable. La rapidez de la reforma resulta fundamental cuando solo hay un baño en casa.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de sustituir la bañera por un plato de ducha?

Este tipo de reforma conlleva la instalación del plato de ducha, mampara y revestimiento.

Plato de ducha

plato de ducha
Vía

En el mercado existe una amplia oferta de platos de ducha. Para elegir el que más te conviene has de tener en cuenta lo siguiente:

  • Antideslizante. Para evitar accidentes y caídas, es muy importante que el plato de ducha cuente con un recubrimiento antideslizante.
  • Forma. Para baños reducidos (menos de 3,5 m2) se recomiendo que el plato de ducha cuadrado o de cuarto de círculo (los que se suelen colocar en las esquinas). Para baños más grandes se puede optar por platos rectangulares.
  • Material. Entre los materiales de fabricación más frecuentes se encuentran la cerámica, acrílico, carga mineral y piedra natural:
    • Los platos de cerámica o gres son los más económicos, sin embargo su peso es superior al de otros materiales y son más frágiles.
    • El acrílico resulta más resistente y ligero que la cerámica, aunque también más caro.
    • Los de carga mineral son extraplanos (unos 3 cm) y tienen mayor resistencia a los golpes.
    • La piedra natural puede ser de pizarra, mármol o granito. Es menos resistente que el de carga mineral pero tiene un tacto más natural.

Por otra parte, la instalación del plato de ducha requiere que haya una ligera pendiente hasta la altura de la válvula, de esta forma se evita que el agua se quede estancada y provoque problemas de humedad. Además, resulta recomendable que la válvula tenga la dimensión adecuada y se pueda limpiar fácilmente.

Mampara

cambio de bañera por ducha
Vía

La mampara resulta fundamental para que el agua no se salga cuando te duchas. Los requisitos imprescindibles que debe cumplir tu mampara de ducha son los siguientes:

  • El material más recomendado es el vidrio templado de seguridad. Normalmente las encontrarás de 6, 8 y 10 mm de espesor.
  • Ha de tener junta estanqueidad con cierre magnético para evitar que se salga el agua.
  • Resulta conveniente que cuente con un tratamiento antical y antisuciedad para facilitar su limpieza.

Por otra parte, antes de elegir el tipo de apertura asegúrate de comprobar el espacio libre disponible para que se pueda entrar y salir cómodamente.

Revestimiento

cambiar bañera por ducha
Vía

Al eliminar la bañera habrá que revestir el hueco que ha dejado en la pared frontal y en los laterales. En el caso de una reforma parcial, solo se alicata la zona que ocupaba la bañera con un revestimiento similar o contrastado (gresite por ejemplo).

Si además se cambia de lugar la grifería o se sustituye por otra, la zona a revestir es mayor. En estos casos se puede optar por utilizar paneles de carga mineral para igualar toda la pared de la zona de la ducha. Aunque es una solución un poco más costosa, le proporcionará a tu baño un aspecto mucho más actualizado.

¿Has decidido que por fin este año vas a cambiar la bañera por ducha? Entonces espero que estos consejos te sean de utilidad a la hora de llevar a cabo este tipo de reforma tan habitual hoy en día.

Si te ha gustado este artículo puedes encontrar más guías y proyectos DIY en www.bricoydeco.com ¡Muchas gracias por comentar y compartir!

La entrada Factores que debes tener en cuenta a la hora de cambiar la bañera por ducha aparece primero en BRICOYDECO Y ALGO MÁS.

Source link